The Big City

doug
Ayer soñé con beicon. Solo beicon.
Me desperté. Seguíamos en nuestro refugio. Fui al lavabo, me lavé la cara y mi dirigí a la cocina. Allí estaba Wanda.
– “¿Qué desayunamos hoy?” – pregunté animado.
– “Agua y biscotes duros” – me respondió la camarera sin júbilo.
– “¿No hay leche?” – pregunté abatido. Al menos con la leche podía reblandecer los biscotes.
– “Se acabó ayer.”
(más…)